¿A qué nos referimos cuando hablamos de cultural fit en un entorno laboral? Esta expresión, acuñada hace ya algún tiempo en la literatura especializada anglosajona, hace referencia al grado en que un candidato encaja en la cultura de la empresa.

La contratación de candidatos cuya cultura sea compatible con la de la empresa es necesaria y, a la larga, realmente beneficiosa tanto para el trabajador como para la compañía. Si durante el periodo de reclutamiento tienes en cuenta el cultural fit y detectas a los candidatos que más tienen que ver con la empresa, conseguirás ahorrar tiempo en cuanto a la adaptación del trabajador a los valores de la empresa.

Si el empleado y la empresa comparten la misma filosofía y valores, el proceso de adaptación será mucho más ágil y, además, el nuevo empleado se sentirá mucho más motivado. La conexión entre el trabajador y la cultura corporativa está ganando cada vez más peso en la toma de decisiones dentro de los procesos de selección.  Tener en plantilla trabajadores alineados con los valores de tu compañía y que sientan una fuerte pertenencia al grupo es realmente valioso en cuanto a motivación, productividad y retención del talento.

Estudios demuestran que los empleados que encajan con la cultura corporativa tienen una mayor satisfacción laboral, se sienten más identificados con su compañía, permanecen más tiempo en la empresa, estánmás comprometidos y tienen un mejor desempeño. Son motivos más que suficientes para tener el cultural fit en cuenta a la hora de reclutar empleados, ¿no crees?

Además, también se ha encontrado una estrecha relación entre la cultura corporativa y la salud mental y física. Si el puesto de trabajo y la empresa encajan con la personalidad del trabajador, los niveles de estrés y ansiedad se reducen considerablemente.

Si eres la persona encargada de reclutar personal para tu empresa y la cultura corporativa será uno de los aspectos decisivos, tendrás que empezar por conocer los valores de la compañía al dedillo para que la selección sea exitosa.

Podemos enseñar a alguien a hacer un trabajo. Sin embargo, no podemos enseñarle a amar la forma en que lo hacemos. La experiencia o la formación se adquieren con el tiempo. Lo de encajar con la cultura y los valores es otra cosa.

Y tú, ¿tienes en cuenta los valores corporativos a la hora de seleccionar personal? ¿Ganará peso elcultural fit en tu estrategia de reclutamiento en 2018?

El tiempo dará o quitará razones.