dkv

Un lugar de trabajo saludable es aquel en que trabajadores y directivos colaboran en un proceso de mejora continua para proteger y promover la salud, la seguridad y el bienestar de todos los trabajadores, así como la sostenibilidad del lugar de trabajo.

Aunque Europa viene dando una creciente importancia a la promoción de salud en el trabajo en fechas recientes, esta tiene ya una larga trayectoria, pues fue ya en 1996 cuando la Dirección General de Salud y Protección del Consumidor de la Unión Europea crea la Red europea de promoción de la salud en el lugar de trabajo (ENWHP); y cuyos principios quedaron finalmente plasmados en la Declaración de Luxemburgo. Sobre esta base se termina desarrollando en España el Modelo de Empresa Saludable y cuya Certificación corresponde a AENOR, la Asociación Española de Normalización y Certificación.

El medio laboral puede ser en sí mismo un factor de riesgo. Algo que siempre ha preocupado a las autoridades públicas conduciendo a legislaciones que pretenden minimizar su impacto. En España hablamos de la Ley de Prevención de riesgos laborales y su reglamento. Pero existen riesgos genéricos que forman parte del día a día (mala alimentación, sedentarismo, fumar…) y que no están directamente vinculados al lugar de trabajo. Y resulta que una parte importante del tiempo que conforma ése día a día, lo pasamos trabajando. De ahí que el lugar de trabajo se considere como una oportunidad inigualable para mejorar nuestra salud en general. Sabemos que todo el esfuerzo realizado en atención médica sólo contribuye a nuestra salud en un 11 %, a pesar de representar el 90 % del gasto dedicado. Sin embargo, los cambios de estilo de vida son responsables de nuestra expectativa de vida en un 45 %, y lo sólo les dedicamos algo más del 1 % de lo que gastamos en salud.

En consecuencia, las pólizas de salud que implantamos en las empresas para garantizar la cobertura sanitaria privada a los trabajadores y sus familiares estarían hoy incompletas si no cuentan con programas de cuidado y promoción de la salud en el lugar de trabajo, como es DKV Salud & Company. Estamos hablando de un innovador paquete de servicios que ofrecemos a nuestros clientes de forma gratuita y que está orientado a hacer de la empresa el mejor aliado de los trabajadores para promocionar su salud, instaurar hábitos saludables, el ejercicio físico y la dieta saludable y reducir el estrés y los problemas musculo-esqueléticos. Ayudamos a identificar los principales riesgos de salud en las empresas y medimos su impacto en los resultados de la compañía a medio plazo. Ofrecemos soluciones para minimizar e incluso paliar todos los riesgos identificados: fisioterapeuta en company, talleres y charlas nutricionales, programas de dejar de fumar, apoyo psico-emocional, etc. Y finalmente ayudamos a todas las empresas que desean certificarse por AENOR como Empresa Saludable.

Efectivamente, la pérdida de productividad empresarial y la pérdida de jornadas laborales por incapacidad temporal, están íntimamente ligadas a los hábitos de vida saludable. Mantener niveles medios altos de peso, tensión arterial, glucosa y colesterol de baja densidad hacen que la empresa asuma altos costes que se podrían evitar. De esta manera, la reducción de tan sólo 1 % en estos parámetros, puede conducir a ahorros de entre 83 y 102 dólares por empleado y año, como muestra un estudio que relaciona los riesgos para la salud y la productividad de los empleados. En consecuencia podríamos afirmar que: Una buena salud es algo bueno para el negocio.

Autor: Frank Siering

Responsable de DKV Salud & Company

DKV Seguros