Hoy en día no hay duda de que las organizaciones que buscan atraer y comprometer al mejor talento a nivel mundial deben responder eficazmente a los intereses de los candidatos.

Unos intereses, que pueden variar entre países, según se desprende de un estudio realizado en 19 países por ManpowerGroup Solutions.

En el caso de España, los factores clave que determinan las decisiones de los profesionales, son la remuneración(68%), el tipo de trabajo(54%) y la flexibilidad (47%). Llama la atención que nuestro país se sitúe por encima de la media global en cuanto a la importancia que puede llegar a tener para los candidatos, la flexibilidad, entendiéndola en el más amplio sentido: desde la una flexibilidad en cuanto horarios de entrada y salida, hasta la posibilidad de trabajar desde casa o cualquier otro lugar.

De hecho, según, esa preferencia se encuentra por encima de la media global, un 38% frente a un 47%; y contrasta con los resultados de otros países de la Unión Europea: en Alemania la flexibilidad horaria es un motivador profesional únicamente para un 20% de personas.

Sin embargo, sí es cierto que tanto en España como en el resto del mundo, para el 55% de las mujeres y el 45% de los hombres, la flexibilidad horaria es una prioridad. ¿Por qué? La presencia de multinacionales, la entrada de los Millennials al mundo del empleo y la influencia de las empresas tecnológicas, son algunos de los factores que explican una evolución que hace que los candidatos busquen un mayor equilibrio entre su vida personal y laboral.

Por eso las organizaciones deben desterrar formas de trabajo obsoletas. Si quieren atraer y comprometer el mejor Talento, deberán adaptarse a esas preferencias. Para jugar y ganar en ese campo, la tecnologíaes el aliado fundamental que permite implementar esa necesidad de flexibilidad y no sólo eso, también influye en otras etapas previas de atracción. Es un hecho que los candidatos españoles utilizan sus smartphonespara buscar y solicitar empleos. Y aunque, de momento, únicamente un 6% utilizan apps para hacerlo, un 52% asegura que les gustaría usarlas.  La tecnología que una empresa emplea, o no, envía al Talento un mensaje fundamental acerca de su marca empleadora. Las empresas deben responder de manera proactiva a las preferencias de los profesionales, incluidas las tecnológicas para contar con los profesionales que impulsen su competitividad.