Published On: octubre 29th, 2021Categorías: Contenidos Técnicos
Woffu

¿Qué valoran las nuevas generaciones a la hora de acceder a un puesto de trabajo? ¿Qué es lo que les hace decidirse o no por una empresa u otra? A estas alturas, la importancia del salario emocional no es nada nuevo bajo el sol. Pero las empresas seguimos abundando en la estrategia, porque hay que hacer todo lo posible para seguir cultivando este tipo de iniciativas desde la organización.

Un estudio llevado a cabo por la Fundación Alares, que se ocupa de fomentar y facilitar la conciliación de la vida laboral, familiar y personal, revela que el salario emocional reduce un 18 % el absentismo y un 13 % las bajas por estrés.

Pero, vayamos paso a paso. ¿Qué es el salario emocional? ¿Qué actitudes, iniciativas y proyectos puede incluir? Y, ¿quiénes son los que más lo valoran a la hora de decantarse por un puesto u otro? ¡Veamos!

Salario emocional, ¿qué es exactamente?

El salario emocional que una empresa ofrece a un trabajador son todas aquellas compensaciones que no forman parte del salario económico. Las acciones para proporcionar salario emocional a los empleados de una empresa, pensadas y llevadas a la práctica por el departamento de Recursos Humanos de la empresa, persiguen la mejora del bienestar y la calidad de vida de las personas.

Ahora que la salud es más importante que nunca, el salario emocional sigue cobrando más importancia, si cabe, aunque a estas alturas ya son muchas las empresas que han desarrollado programas para cuidar de su gente en este aspecto.

El objetivo final de las empresas que destinan un determinado porcentaje de recursos al salario emocional es el de contribuir a la felicidad y la motivación de sus empleados. Y hay distintas formas de hacerlo, la mayor parte de ellas enfocadas al bienestar, la salud emocional, la formación, el reconocimiento, la conciliación… En definitiva, a todos aquellos factores que pueden contribuir al trabajo líquido.

¿Qué valoran los más jóvenes cuando hablamos de salario emocional?

El salario emocional es importante para todos. Sin embargo, el interés se intensifica en las nuevas generaciones de millenials y centennials, esto es, las de los nacidos entre los años ochenta y los dos mil.

¿Qué tienen de especial estas nuevas generaciones? Pues en primer lugar, que muchos de estos profesionales han invertido horas y más horas de estudio y preparación. En segundo, que los tiempos han cambiado, de modo que es muy normal que en una misma empresa en la que conviven distintas generaciones los puntos de vista sean bien distintos.

Las nuevas generaciones llevan conviviendo prácticamente desde la cuna con las nuevas tecnologías. Evalúan de forma pormenorizada las características y el funcionamiento de las empresas antes de acceder a una entrevista o decir que sí a una propuesta de empleo. Y dan prioridad a las iniciativas que cultivan el salario emocional.

Para ellos es prioritaria la formación dentro de la organización, las posibilidades de seguir creciendo profesionalmente en la empresa y el respeto por el tiempo personal. La conciliación también es para ellos esencial, puesto que les permite seguir desarrollándose en otras facetas importantes de su vida, especialmente en el terreno social.

Pero ¿qué acciones puedes llevar a cabo?

Cada empresa vive una realidad distinta. Pero en líneas generales puedes ofrecer un horario flexible, retribución y salario a demanda, formación continua, snacks durante su jornada laboral, ticket de aparcamiento para ahorrarles quebraderos de cabeza antes de empezar su jornada y por qué no, invitarles a que traigan a la oficina a sus mascotas. Estamos seguros que estos gestos traerán alegría en grandes cantidades.

En la era del trabajo líquido, demandan procesos ágiles, flexibilidad y espacio para trabajar en dirección a un objetivo y dejar atrás la presencialidad sin razón. Rehúyen las barreras geográficas, disfrutan de las experiencias en el extranjero y necesitan tiempo para ello.

Nuestra responsabilidad como empresa pasará, necesariamente, por ingeniar las estrategias, iniciativas y actividades que encajen con nuestros empleados más jóvenes y nos permitan entregarles esa parte de salario emocional que tan importante es para este colectivo. De ello dependerá el poder de nuestro employer branding y, por tanto, la retención del mejor talento.

Contenido desarrollado por Woffu

¡Comparte esta noticia! Elige tu plataforma.

Published On: octubre 29th, 2021Categorías: Contenidos Técnicos
Woffu

¿Qué valoran las nuevas generaciones a la hora de acceder a un puesto de trabajo? ¿Qué es lo que les hace decidirse o no por una empresa u otra? A estas alturas, la importancia del salario emocional no es nada nuevo bajo el sol. Pero las empresas seguimos abundando en la estrategia, porque hay que hacer todo lo posible para seguir cultivando este tipo de iniciativas desde la organización.

Un estudio llevado a cabo por la Fundación Alares, que se ocupa de fomentar y facilitar la conciliación de la vida laboral, familiar y personal, revela que el salario emocional reduce un 18 % el absentismo y un 13 % las bajas por estrés.

Pero, vayamos paso a paso. ¿Qué es el salario emocional? ¿Qué actitudes, iniciativas y proyectos puede incluir? Y, ¿quiénes son los que más lo valoran a la hora de decantarse por un puesto u otro? ¡Veamos!

Salario emocional, ¿qué es exactamente?

El salario emocional que una empresa ofrece a un trabajador son todas aquellas compensaciones que no forman parte del salario económico. Las acciones para proporcionar salario emocional a los empleados de una empresa, pensadas y llevadas a la práctica por el departamento de Recursos Humanos de la empresa, persiguen la mejora del bienestar y la calidad de vida de las personas.

Ahora que la salud es más importante que nunca, el salario emocional sigue cobrando más importancia, si cabe, aunque a estas alturas ya son muchas las empresas que han desarrollado programas para cuidar de su gente en este aspecto.

El objetivo final de las empresas que destinan un determinado porcentaje de recursos al salario emocional es el de contribuir a la felicidad y la motivación de sus empleados. Y hay distintas formas de hacerlo, la mayor parte de ellas enfocadas al bienestar, la salud emocional, la formación, el reconocimiento, la conciliación… En definitiva, a todos aquellos factores que pueden contribuir al trabajo líquido.

¿Qué valoran los más jóvenes cuando hablamos de salario emocional?

El salario emocional es importante para todos. Sin embargo, el interés se intensifica en las nuevas generaciones de millenials y centennials, esto es, las de los nacidos entre los años ochenta y los dos mil.

¿Qué tienen de especial estas nuevas generaciones? Pues en primer lugar, que muchos de estos profesionales han invertido horas y más horas de estudio y preparación. En segundo, que los tiempos han cambiado, de modo que es muy normal que en una misma empresa en la que conviven distintas generaciones los puntos de vista sean bien distintos.

Las nuevas generaciones llevan conviviendo prácticamente desde la cuna con las nuevas tecnologías. Evalúan de forma pormenorizada las características y el funcionamiento de las empresas antes de acceder a una entrevista o decir que sí a una propuesta de empleo. Y dan prioridad a las iniciativas que cultivan el salario emocional.

Para ellos es prioritaria la formación dentro de la organización, las posibilidades de seguir creciendo profesionalmente en la empresa y el respeto por el tiempo personal. La conciliación también es para ellos esencial, puesto que les permite seguir desarrollándose en otras facetas importantes de su vida, especialmente en el terreno social.

Pero ¿qué acciones puedes llevar a cabo?

Cada empresa vive una realidad distinta. Pero en líneas generales puedes ofrecer un horario flexible, retribución y salario a demanda, formación continua, snacks durante su jornada laboral, ticket de aparcamiento para ahorrarles quebraderos de cabeza antes de empezar su jornada y por qué no, invitarles a que traigan a la oficina a sus mascotas. Estamos seguros que estos gestos traerán alegría en grandes cantidades.

En la era del trabajo líquido, demandan procesos ágiles, flexibilidad y espacio para trabajar en dirección a un objetivo y dejar atrás la presencialidad sin razón. Rehúyen las barreras geográficas, disfrutan de las experiencias en el extranjero y necesitan tiempo para ello.

Nuestra responsabilidad como empresa pasará, necesariamente, por ingeniar las estrategias, iniciativas y actividades que encajen con nuestros empleados más jóvenes y nos permitan entregarles esa parte de salario emocional que tan importante es para este colectivo. De ello dependerá el poder de nuestro employer branding y, por tanto, la retención del mejor talento.

Contenido desarrollado por Woffu

¡Comparte esta noticia! Elige tu plataforma.