España dejó de firmar seis millones de contratos temporales en 2020 por culpa de la crisis

  • La contratación temporal, que cierra el año con una caída del 29,3%, se vio especialmente afectada por el parón de actividad del confinamiento
  • El empleo doméstico (-5%), la agricultura (-8,2%), la logística (-9,6%) y la construcción (-11%), los sectores en los que menos cae la contratación temporal
  • A pesar de las circunstancias, la agricultura, la industria manufacturera, la hostelería y el comercio suponen el 52% del total de contratos temporales
  • Canarias y Baleares registraron las mayores caídas del país en contratación temporal, ambas por encima del 44%
  • Valentín Bote, director de Randstad Research: “La contratación temporal ha dado respuesta eficaz a picos de demanda en sectores como la agricultura o la logística”

Madrid, 21 de enero de 2021.- Randstad, la empresa de recursos humanos número 1 en España y en el mundo, ha llevado a cabo un estudio sobre cómo ha variado en el último año la contratación temporal, la principal fuente de empleo de nuestro sistema. Para ello, ha estudiado datos procedentes del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

Randstad destaca que la contratación temporal se redujo un 29,3% durante 2020 en nuestro país. En términos absolutos, durante el pasado año se firmaron cerca de 14.400.000 contratos temporales, frente a los alrededor de 20.350.000 que se rubricaron en 2019, una diferencia de seis millones de firmas aproximadamente.

A nivel sectorial, la agricultura registró la caída más moderada de toda la economía nacional en contratación temporal del último año, con un descenso del 8,2%. A continuación se sitúan, con caídas ya de dos dígitos, la construcción (-11%) y la industria (-13,3%).

Contratación temporal por sectores

Fuente: Randstad a partir de datos de SEPE

Por otro lado, el sector servicios ha contabilizado el descenso más acusado de este último año en la contratación temporal, con una caída del 37,5%, siendo además el que cuenta con mayor volumen de firmas, con cerca de 8,9 millones. De hecho, a este sector pertenecen el 61,5% del total de contratos temporales.

“La contratación de duración determinada ha sido un recurso de gran utilidad para muchos empleadores en una situación de notable incertidumbre, dando respuesta de manera eficaz a picos de demanda a sectores tan importantes como la agricultura o la logística. Sin embargo, hasta que la crisis sanitaria no se solvente completamente, el volumen de contratación temporal no regresará a los niveles de 2019”, asegura Valentín Bote, director de Randstad Research.

Agricultura, industria manufacturera, hostelería y comercio, suponen el 52%

Las actividades económicas que más han generado contratos temporales durante este 2020 han sido la agricultura y pesca (2.784.173 firmas), la industria manufacturera (1.680.699), la hostelería (1.590.045) y el comercio (1.445.776). La suma de estos cuatro supone el 52% del total de contratos de duración determinada que se firmaron durante el pasado año.

También por encima del millón de contratos temporales se encuentran las actividades administrativas y auxiliares (1.310.906), la logística (1.143.455) y el sector sanitario (1.077.050).

Contratación temporal por actividades económicas

Fuente: Randstad a partir de datos de SEPE

El número de contratos temporales ha caído en todos los sectores con respecto a 2019, aunque Randstad destaca que los descensos menos pronunciados se han producido en el empleo doméstico (-5%), la agricultura y pesca (-8,2%), la logística (-9,6%) y la construcción (-11%).

Por otro lado, los sectores que más ha visto caer la contratación temporal han sido la hostelería (61,7%), las actividades recreativas y artísticas (60%), otros servicios[1] (-43,5%) y las actividades científicas y técnicas (-39,5%).

La contratación temporal se desplomó durante el confinamiento

El estudio de Randstad también ha estudiado la evolución de la contratación temporal mes a mes durante el pasado año. El 2019 terminó con poco más de 1,6 millones de contratos temporales firmados en diciembre y desde entonces experimentó una tendencia negativa de cuatro meses de descensos negativos coincidentes con la irrupción de la pandemia, hasta registrar poco más de 614.00 contratos temporales en el mes de abril, el más duro del confinamiento.

Evolución de la contratación temporal

Fuente: Randstad a partir de datos de SEPE

Desde entonces, el volumen mensual de contratos de duración determinada volvió a recuperarse, exceptuando un ligero descenso en agosto, hasta rozar los 1.470.000 contratos en septiembre. A partir de ese momento, el número de firmas se ha ido reduciendo ligeramente, coincidiendo con el empeoramiento de las condiciones sanitarias, hasta terminar el año con 1.243.404 contratos temporales, un 22,4% menos que el mismo mes de diciembre de 2019.

Canarias y Baleares registran las mayores caídas

El estudio también ha tenido en cuenta la comunidad autónoma en la que el profesional firma el contrato temporal. Randstad destaca que la Región de Murcia (-20,4%), Castilla-La Mancha (-21,3%), Navarra (-23,4%) y Andalucía (-23,9%) han registrado las caídas menos acusadas del país. Con descensos menos discretos pero aún inferiores a la media nacional (-29,3%) se encuentran Extremadura (-25,3%), la Comunitat Valenciana (-25,8%), La Rioja (-27,3%) y Aragón (-28,1%).

Contratación temporal por comunidad autónoma

Fuente: Randstad a partir de datos de SEPE

Con caídas superiores a la media nacional se encuentran Cantabria (-29,6%), Castilla y León (-30%), Euskadi (-30,3%), Galicia (-31,7%), Catalunya (-33,5%), la Comunidad de Madrid (-35,5%) y Asturias (-35,8%). Los dos archipiélagos, Canarias (-44,5%) y Baleares (-52,7%), fueron las comunidades autónomas donde más descendió la contratación temporal durante 2020.

En cuanto a volúmenes de contratación de duración determinada, la autonomía más empleadora es sin duda Andalucía, con cerca de 3,8 millones de firmas de este tipo, seguida por Catalunya (1,9 millones), la Comunidad de Madrid (1,5 millones) y la Comunitat Valenciana (1,4 millones). La suma de estas cuatro regiones supone el 59,7% del total de contratos temporales del país.

A nivel provincial, las que mejor han contabilizado las caídas menos pronunciadas han sido Guadalajara (-11,1%), Granada (-17,6%), Cuenca (-19,2%) y Huelva (-19,9%). Por su parte, las provincias con los mayores descensos han sido Tenerife (-44,7%), Las Palmas (-44,3%), Salamanca (-37,3%) y A Coruña (-36,2%).