DCH – Organización Internacional de Directivos de Capital Humano, celebró ayer la cuarta edición del Parlamento de los RRHH, una iniciativa ideada por EscRHitores e impulsada por META 4, que tuvo lugar en el Auditorio Pérez-Llorca de Madrid.

El Parlamento de Recursos Humanos surge como punto de encuentro para profesionales del sector con el objetivo de servir de foro para el análisis y discusión en torno a temáticas que afectan a la función de Recursos Humanos.

En esta cuarta edición se ha sometido a debate el Teletrabajo, en sus diversos aspectos, a nivel organizacional, económico, cultural, contractual, legislativo, prevención de riesgos laborales conciliación, e impacto psico social, en entornos en los que tiene una mayor presencia la digitalización en todas áreas de la empresa.

Rosa Allegue, Presidenta del Parlamento de RRHH realizó la apertura de este IV Parlamento aportando una serie de datos sobre el nacimiento del teletrabajo, en Estados Unidos, ya en los años 70 y la implantación del Teletrabajo actualmente, que expresan unas cifras muy bajas de España en comparación con el resto de Europa.

Tras la intervención de Rosa Allegue, Luis Enrique Fernández Pallarés, Letrado del Parlamento de RRHH y Socio de Pérez-Llorca, anfitriones de este evento, dio marco a la naturaleza del debate, proporcionando la definición exacta y concreta de lo que legalmente se considera, en cuanto a dedicación temporal y ubicación, el Teletrabajo en España, luz sobre un concepto, frecuentemente difuso en su aplicación práctica.

 

El papel de Parlamentario Defensor, en este caso de los problemas y “mitos” que plantea el teletrabajo, corrió a cargo de Juan Manuel Martín Menéndez, consultor y autor de varios títulos de éxito de RRHH, frente a tres Parlamentarios Replicantes, dotados, por su experiencia profesional, de gran carga argumental; Gloria Iglesias, Gerente de Proyectos de Gestión de Personas & Diversidad e Inclusión de Repsol, Enrique Sala, Strategic HR Consultant de Meta4 y Luis García, HRBP de la Unidad de Particulares de Vodafone.

El Parlamentario Defensor, Juan Manuel Martín Menéndez, Consultor y autor de varios títulos de éxito de RRHH, que aunque defensor del teletrabajo, y como experto, asumió el papel de exponer y defender los argumentos que muestran los problemas y “mitos” asociados al teletrabajo. Frente a los planteamientos de Juan Manuel, tres Parlamentarios Replicantes, dotados por su experiencia profesional de gran carga argumental; Gloria Iglesias, Gerente de Proyectos de Gestión de Personas & Diversidad e Inclusión de Repsol, Enrique Sala, Strategic HR Consultant de Meta4 y Luis García, HRBP de la Unidad de Particulares de Vodafone.

Enrique Sala, comenzó mostrando su sorpresa por dichos argumentos, alejados de la realidad, y aportó cifras que claramente demostraban que el Teletrabajo era un sistema que aumentaba, entre otros, la productividad, y que evita la pérdida de tiempo causada por el desplazamiento al lugar de trabajo. Numerosos estudios muestran una mayor concentración en la tarea con resultados más eficaces y eficientes en términos de productividad.  Concedió, no obstante, que era necesario considerar, qué tipo de trabajos y tareas requería de presencia en el puesto; remarcó que la clave es, y más teniendo en cuenta las cifras que muestra el mercado español, alcanzar un adecuado grado de madurez en este tema por parte de los diferentes agentes que componen la empresa.

A continuación Gloria Iglesias, sumándose a Enrique Sala, mostró su sorpresa ante argumentos tan “antediluvianos” y alejados de la realidad, en una sociedad global, que nos muestra, gracias a la tecnología y a los “nativos Digitales”, una forma de comunicación y de consumo que exige dar respuestas, cada vez más rápidas y eficientes, a un mercado que permanece activo 24 horas. Estas demandas requieren formas de trabajo flexibles y basadas en la autogestión del tiempo. “No gestionemos pensando en el pasado”.

Luis García, mostró los resultados contundentes experimentados en su compañía en materia de Teletrabajo, que comenzó con un piloto en el área de ventas y del Call Center. Claves para su implantación fueron, y son, entre otras, la evaluación previa del espacio, la dotación con herramientas adecuadas y la formación en prevención, orientado a la creación de una auténtica oficina virtual. Esta estrategia muestra, además, un mayor engagement del empleado.

En su contra réplica, José Manuel Martín dio respuesta a los Parlamentarios Replicantes con argumentos centrados en el lado humano y las condiciones en las que, con frecuencia, se aplica. La sensación de soledad, la ausencia de límites entre vida personal y laboral, el número de horas, reales, dedicadas al trabajo, la ausencia de contacto con otras personas, y la fatiga motivada por el frecuente déficit de oxígeno que presentan los espacios una casa contraste con la gestión del aire en la oficinas modernas.

Con los argumentos a favor y en contra, la Presidenta del Parlamento, Rosa Allegue, invitó al público a trasladar sus preguntas a los ponentes.  Un público plenamente integrado en el debate que planteó cuestiones muy interesantes relacionadas con temas como la gestión en caso de accidentes laborales, cómo realizar la evaluación de riesgos en espacios privados, cómo se establecían las peticiones de teletrabajo y como se operaban dichos acuerdos. Todos los Parlamentarios, en una aportación de alto valor, ofrecieron la fórmula empleada, de manera concreta, en sus compañías. Se completaron las respuestas con las precisas y clarificadoras aportaciones, desde el punto legal, por parte del  Letrado del Parlamento de RRHH, Luis Enrique Fernández Pallarés.

Este ha sido un IV Parlamento de RRHH en el que se han puesto sobre la mesa, y sometido a debate, una gran variedad de aspectos, desde diversos enfoques y dimensiones, relacionados con el Teletrabajo, su naturaleza y las claves de implantación, evidenciando además el propio título del IV Parlamento de RRHH: “Teletrabajo, una asignatura pendiente”.