DCH celebró ayer la tercera edición del Parlamento de los RRHH, una iniciativa ideada por EscRHitores e impulsada por Meta4, que tuvo lugar en el Auditorio Pérez-Llorca de Madrid. El Parlamento de Recursos Humanos surge como punto de encuentro para profesionales del sector con el objetivo de servir de foro para el análisis y discusión en torno a temáticas que afectan a la función de Recursos Humanos.

En esta tercera edición se ha sometido a debate la evaluación de desempeño, en la que intervienen prácticamente todas las áreas de la empresa y es un auténtico caballo de batalla para el área de Recursos Humanos.

Parlamento de los RRHH

¿Está muerta la evaluación del desempeño? Es la pregunta que se ha planteado en este III Parlamento de los Recursos Humanos y que ha provocado un intenso debate entre la defensa realizada por Fernando Vargas, Director de Proyectos de la Escuela Europea de Coaching, parlamentario defensor, y el equipo de parlamentarios replicantes formado por Begoña Landazuri, Directora de Recursos Humanos de Acciona Industrial y Acciona Concesiones, y Tomás Otero, HR Manager Spain & Portugal de Norgine.

Tras la apertura del evento a cargo de Rosa Allegue, Presidenta del Parlamento de RRHH y de Luis Enrique Fernández Pallarés, Partner de Pérez-Llorca, anfitriones de este evento, Fernando Vargas, como Parlamentario Defensor abrió su exposición con fuerza exponiendo que son los propios Recursos Humanos los que hemos llevado a la UVI a la evaluación del desempeño, apoyando su línea argumental en la necesidad de hacer una apuesta real por una evaluación para el desarrollo y potenciadora de las personas y ofrecer un feedback de calidad.

Con la misma intensidad, Begoña Landazuri, expuso que las personas ven con frecuencia la evaluación con desconfianza, sintiéndose amenazados. Remarca Begoña Landazuri que es necesario escuchar más y mejor, y que los managers tienen el reto de aprender a ofrecer feedback a sus equipos.

A continuación, Tomás Otero, como Parlamentario Replicante, cuestionó la utilidad de la evaluación del desempeño,  reforzando el argumento expuesto por Begoña Landazuri, asevera que la evaluación del desempeño se convierte en un acto de fe y que “la gente se deprime después de una evaluación”.

Fernando Vargas respondió, apoyándose en los datos ofrecidos en el III Barómetro DCH sobre Gestión de Talento, remarca la necesidad de buscar nuevos sistemas y nuevas herramientas para hacer “conectar a las personas con la empresa”.

Tras la ronda de argumentos presentados por el Parlamentario Defensor y los Parlamentarios Replicantes de este III Parlamento de Recursos Humanos, la Presidenta, Rosa Allegue, invitó a los asistentes al evento, miembros de DCH, para que pudieran plantear sus preguntas. Los asistentes al evento plantearon a los parlamentarios preguntas de gran calado sobre qué tipo de herramientas proponían para poder realizar los diversos cambios que exponen.

Los parlamentarios, con sus respuestas, pusieron el foco en la cocreación  de esas herramientas, la evaluación “a medida”, adaptada para los diferentes grupos y perfiles característicos de cada compañía, y en una actuación, como auténticos “influencer”, destinada a consolidar una imagen de “empresa agradable para trabajar” facilitando una buena “experiencia del empleado”.

Podemos concluir que los asistentes al evento salvaron a la evaluación del desempeño gracias a los votos realizados, en tiempo real, a través de la App de DCH, sobre qué argumentos les resultaron más convincentes. Resultados que mostraron una preferencia mayoritaria por los argumentos en defensa de la evaluación del desempeño, añadiendo quizás, los cambios propuestos por el grupo de Parlamentarios de este III Parlamento de los RRHH.

El Parlamento de Recursos Humanos celebrará este año dos sesiones más, una de ellas en Madrid en el mes de julio y otra en Barcelona en el mes de septiembre.