Published On: diciembre 20th, 2021Categorías: Contenidos Técnicos
Woffu

La pasada semana te hablamos sobre algunas cuestiones que debías tener en cuenta a la hora de hacer el cierre del ejercicio laboral. Te contamos que hay dos cuestiones básicas: las vacaciones pendientes y las horas extra. Pero, una vez resuelta esta cuestión, vamos a mirar al futuro. ¿Sabemos qué hay que tener en cuenta para enfocar el nuevo año desde el punto de vista de Recursos Humanos? Hay múltiples cuestiones que deben analizarse si lo que queremos es comenzar 2022 con buen pie.

Una cuestión importante y que deberíamos plantear a todo el equipo antes de que termine diciembre tiene que ver con los objetivos. Algunos tendrán como meta el principio del nuevo año. Sin embargo, otros muchos serán objetivos a largo plazo, de modo que los esfuerzos y acciones se irán distribuyendo de manera progresiva a lo largo de los meses.

¿Qué debemos hacer desde Recursos Humanos? ¿Hay cuestiones que debamos plantearnos y exponer a nuestros superiores antes de empezar el nuevo año? La respuesta es sí, pero no nos quedaremos solo con eso. Estos son, para nosotros, algunos aspectos clave.

La digitalización para enfocar el nuevo año

Desde hace casi dos años, y salvo raras excepciones, las empresas han avanzado en digitalización a pasos de gigante. Estos avances se han traducido de manera inevitable en nuestra área, la de los Recursos Humanos. Contar con sistemas más ágiles, cómodos y que nos permitan trabajar a todos en remoto o a través de sistemas híbridos ha sido, más que un avance, una necesidad. Abordar los flecos que falten para lograr una digitalización homogénea y eficaz será uno de los grandes retos que deberán afrontar las empresas de ahora en adelante.

La revisión salarial

A veces no se trata de que la empresa tenga la voluntad de actualizar los salarios con el cambio de año. En muchas ocasiones es el convenio colectivo el que nos obliga a incrementarlos, por tanto, esta es una cuestión que el equipo de Recursos Humanos, junto al departamento de Finanzas, debe tener en cuenta de cara al nuevo año. En estos casos, es imprescindible saber a cuánto asciende la masa salarial, porque resultará imprescindible para cerrar el presupuesto de la organización para el próximo año.

Junto a esto, habrá que tener en cuenta las nuevas incorporaciones para contar con el margen necesario para integrarlas. Del mismo modo, y en caso de que queramos plantear un incremento salarial, tendremos que contar con la ayuda de un gestor y todo nuestro equipo financiero para tener bien clara cuál será la previsión de costes. Aquí la improvisación, como sucede con la mayor parte de decisiones vinculadas a los Recursos Humanos, no será nunca una buena consejera.

La retención del IRPF (y los certificados)

Que nos dé un poco de pereza no significa que no tengamos que hacerlo. Al realizar la revisión salarial hay que tener en cuenta la previsión del IRPF (Impuesto de la Renta sobre las Personas Físicas), que va ligado al modelo 145 que los empleados deben cumplimentar de manera obligatoria cada año. Si no hay cambios vinculados a la situación familiar, puede usarse el del año pasado. Pero esto no es todo: hay otra cuestión importante, que está vinculada al porcentaje de retención de los trabajadores.

No hacerlo puede tener importantes repercusiones en la declaración del IRPF del año siguiente, puesto que al final, habrá que rendir cuentas a Hacienda. Si la retención es ínfima, lo más probable es que al presentar la declaración, esta termine saliéndonos a ingresar. De ahí que muchas personas prefieran que durante el año la retención sea un poco más elevada para no llevarse esta clase de sustos. Informar acerca del tipo de retención (al 10 % o al 15 %) es más que conveniente y, a partir de ahí, hacer los cambios que el empleado considere necesarios, firmando el preceptivo documento.

Ah, y hablando de IRPF, tampoco hay que perder de vista otra tarea que conviene llevar a cabo a partir del próximo mes de febrero: es la elaboración y entrega del certificado de retención de los trabajadores correspondiente a 2021. Lo necesitarán para confeccionar su declaración de renta a partir del mes de abril.

El calendario laboral

Para empezar a organizar el año que viene, es preciso contar con el calendario laboral, que está disponible desde hace unas semanas. Es interesante tenerlo preparado para que todos los trabajadores tengan acceso al mismo. Incluirá, lógicamente, los festivos señalados por ley, los de cada comunidad autónoma y, por supuesto, los locales. De este modo, será mucho más fácil pensar y repensar las jornadas, los turnos y las vacaciones.

En la elaboración del calendario participarán los representantes de los trabajadores y se tendrá en cuenta el convenio colectivo. A partir de ahí, una vez elaborado, tiene que exponerse de manera pública y ser accesible para todos los empleados. Woffu puede ayudaros mucho en este sentido.

La formación para enfocar el nuevo año 2022

Está en la última posición, pero no por ello es menos importante. ¿Cuáles son los planes de formación de la empresa para el próximo año? Para abordar esta cuestión tenemos que hablar del crédito de formación, la cantidad que las empresas destinan cada año a la inversión en formación. Esta se obtiene de la suma mensual que cada año empresas y empleados aportan a la Seguridad Social. Esta formación bonificada es un derecho que tienen todas las empresas privadas con empleados, de modo que es muy importante tenerla en cuenta y aprovecharla. ¿Los beneficios? ¡Están claros! Mejorar la competencia de los empleados y, como es lógico, incrementar su productividad en las empresas.

Y tú, ¿ya has empezado a trabajar en tu plan para 2022?

Contenido desarrollado por Woffu

¡Comparte esta noticia! Elige tu plataforma.

Published On: diciembre 20th, 2021Categorías: Contenidos Técnicos
Woffu

La pasada semana te hablamos sobre algunas cuestiones que debías tener en cuenta a la hora de hacer el cierre del ejercicio laboral. Te contamos que hay dos cuestiones básicas: las vacaciones pendientes y las horas extra. Pero, una vez resuelta esta cuestión, vamos a mirar al futuro. ¿Sabemos qué hay que tener en cuenta para enfocar el nuevo año desde el punto de vista de Recursos Humanos? Hay múltiples cuestiones que deben analizarse si lo que queremos es comenzar 2022 con buen pie.

Una cuestión importante y que deberíamos plantear a todo el equipo antes de que termine diciembre tiene que ver con los objetivos. Algunos tendrán como meta el principio del nuevo año. Sin embargo, otros muchos serán objetivos a largo plazo, de modo que los esfuerzos y acciones se irán distribuyendo de manera progresiva a lo largo de los meses.

¿Qué debemos hacer desde Recursos Humanos? ¿Hay cuestiones que debamos plantearnos y exponer a nuestros superiores antes de empezar el nuevo año? La respuesta es sí, pero no nos quedaremos solo con eso. Estos son, para nosotros, algunos aspectos clave.

La digitalización para enfocar el nuevo año

Desde hace casi dos años, y salvo raras excepciones, las empresas han avanzado en digitalización a pasos de gigante. Estos avances se han traducido de manera inevitable en nuestra área, la de los Recursos Humanos. Contar con sistemas más ágiles, cómodos y que nos permitan trabajar a todos en remoto o a través de sistemas híbridos ha sido, más que un avance, una necesidad. Abordar los flecos que falten para lograr una digitalización homogénea y eficaz será uno de los grandes retos que deberán afrontar las empresas de ahora en adelante.

La revisión salarial

A veces no se trata de que la empresa tenga la voluntad de actualizar los salarios con el cambio de año. En muchas ocasiones es el convenio colectivo el que nos obliga a incrementarlos, por tanto, esta es una cuestión que el equipo de Recursos Humanos, junto al departamento de Finanzas, debe tener en cuenta de cara al nuevo año. En estos casos, es imprescindible saber a cuánto asciende la masa salarial, porque resultará imprescindible para cerrar el presupuesto de la organización para el próximo año.

Junto a esto, habrá que tener en cuenta las nuevas incorporaciones para contar con el margen necesario para integrarlas. Del mismo modo, y en caso de que queramos plantear un incremento salarial, tendremos que contar con la ayuda de un gestor y todo nuestro equipo financiero para tener bien clara cuál será la previsión de costes. Aquí la improvisación, como sucede con la mayor parte de decisiones vinculadas a los Recursos Humanos, no será nunca una buena consejera.

La retención del IRPF (y los certificados)

Que nos dé un poco de pereza no significa que no tengamos que hacerlo. Al realizar la revisión salarial hay que tener en cuenta la previsión del IRPF (Impuesto de la Renta sobre las Personas Físicas), que va ligado al modelo 145 que los empleados deben cumplimentar de manera obligatoria cada año. Si no hay cambios vinculados a la situación familiar, puede usarse el del año pasado. Pero esto no es todo: hay otra cuestión importante, que está vinculada al porcentaje de retención de los trabajadores.

No hacerlo puede tener importantes repercusiones en la declaración del IRPF del año siguiente, puesto que al final, habrá que rendir cuentas a Hacienda. Si la retención es ínfima, lo más probable es que al presentar la declaración, esta termine saliéndonos a ingresar. De ahí que muchas personas prefieran que durante el año la retención sea un poco más elevada para no llevarse esta clase de sustos. Informar acerca del tipo de retención (al 10 % o al 15 %) es más que conveniente y, a partir de ahí, hacer los cambios que el empleado considere necesarios, firmando el preceptivo documento.

Ah, y hablando de IRPF, tampoco hay que perder de vista otra tarea que conviene llevar a cabo a partir del próximo mes de febrero: es la elaboración y entrega del certificado de retención de los trabajadores correspondiente a 2021. Lo necesitarán para confeccionar su declaración de renta a partir del mes de abril.

El calendario laboral

Para empezar a organizar el año que viene, es preciso contar con el calendario laboral, que está disponible desde hace unas semanas. Es interesante tenerlo preparado para que todos los trabajadores tengan acceso al mismo. Incluirá, lógicamente, los festivos señalados por ley, los de cada comunidad autónoma y, por supuesto, los locales. De este modo, será mucho más fácil pensar y repensar las jornadas, los turnos y las vacaciones.

En la elaboración del calendario participarán los representantes de los trabajadores y se tendrá en cuenta el convenio colectivo. A partir de ahí, una vez elaborado, tiene que exponerse de manera pública y ser accesible para todos los empleados. Woffu puede ayudaros mucho en este sentido.

La formación para enfocar el nuevo año 2022

Está en la última posición, pero no por ello es menos importante. ¿Cuáles son los planes de formación de la empresa para el próximo año? Para abordar esta cuestión tenemos que hablar del crédito de formación, la cantidad que las empresas destinan cada año a la inversión en formación. Esta se obtiene de la suma mensual que cada año empresas y empleados aportan a la Seguridad Social. Esta formación bonificada es un derecho que tienen todas las empresas privadas con empleados, de modo que es muy importante tenerla en cuenta y aprovecharla. ¿Los beneficios? ¡Están claros! Mejorar la competencia de los empleados y, como es lógico, incrementar su productividad en las empresas.

Y tú, ¿ya has empezado a trabajar en tu plan para 2022?

Contenido desarrollado por Woffu

¡Comparte esta noticia! Elige tu plataforma.