Published On: September 5th, 2022Categorías: Contenidos Técnicos
baner 1

La era post COVID así como todos los cambios que ya veníamos viviendo desde hace unos años han traído grandes retos a miles de colaboradores alrededor del mundo, lo que ha mermado la calidad de vida y el bienestar de las personas.

La incertidumbre y del miedo por la propia salud y la de los demás, las preocupaciones económicas que surgieron debido a la inestabilidad en los mercados, el estrés resultante de los cambios en los estilos de trabajo y el uso de la tecnología, el balance vida-trabajo, entre otros, han sido factores que todos hemos experimentado en alguna medida, a través de estos últimos años.

Todo ello, invariablemente, genera consecuencias en el bienestar físico, mental y financiero de las personas, lo que, a su vez, trae un impacto en las actitudes de los colaboradores hacia el trabajo, en el arraigo hacia la empresa para la que laboran y en el compromiso hacia su rol y a los objetivos organizacionales.

Hablemos del engagement

Esto de lo que hablamos es el engagement. Aquel estado psicológico que todos tenemos hacia la organización en la que trabajamos y sus valores, lo que nos hace querer colaborar con colegas, contribuir al éxito organizacional y que nos hace ser productivos. Aquello que ofrecemos a la organización y que nos hace querer dar lo mejor de nosotros mismos en nuestro trabajo[1].

Que los colaboradores sientan engagement en el trabajo es un regalo para la organización. Nos hace ser más productivos, tener mejores niveles de satisfacción al cliente, menores tasas de accidentes en el trabajo, reflejándose en mejores resultados de negocio. También es un estado positivo en las personas, ya que nos hace sentir más entusiasmo, felicidad y mayor flow, es decir, que el trabajo podemos disfrutarlo tanto, que el tiempo pasa de una manera rápida, fluida y armoniosa[2].

Y, ¿si no nos sentimos bien?

De acuerdo con un estudio global de 2021, actualmente se viven bajos niveles de engagement en el mundo. Las estimaciones señalan que solo el 21% de los colaboradores viven un estado de engagement y el 19% de los empleados en el mundo no lo experimentan de manera activa. Las consecuencias son significativas para el mundo ya que traen costos de $7.8 trillones de dólares al año en pérdidas de productividad, lo que equivale al 11% del Producto Interno Bruto (PBI) global.

¿Cómo poder sentir engagement con la organización si no nos sentimos bien? Puede ser todo un desafío ya que, si no vivimos en un estado de bienestar, difícilmente podemos crear las bases para ver más allá de nosotros mismos, nuestras necesidades y preocupaciones para poder enfocarnos en vivir otro tipo de estado dentro de la organización.

Las organizaciones, conectores entre bienestar y engagement

Más que entrar en un estado de alarma, estos retos nos abren grandes ventanas de oportunidades para que las organizaciones y sus áreas de Recursos Humanos puedan generar estrategias cada vez más innovadoras y disruptivas que, a partir del bienestar, puedan fomentar en los colaboradores un estado de engagement en beneficio de las personas y las organizaciones.

Una de las propuestas que surgen del ámbito de la investigación es el modelo de las 5 C´s[3] que aborda cinco factores para fortalecer el engagement en tiempos post COVID:

  • Conciliación: Incluye los aspectos del balance de vida-trabajo, los estilos de trabajo que permiten esta integración, así como la diversidad familiar. Las organizaciones en este sentido pueden crear estrategias que permitan a los colaboradores equilibrar su vida personal con la profesional con la ayuda de la tecnología y esquemas de trabajo flexibles.
  • Cultivo: Abarca aspectos como desarrollo profesional y personal, oportunidades de crecimiento y tecnología que permita su aprovechamiento. Este factor puede integrar programas y/o sistemas de capacitación, entrenamiento y desarrollo en temas de talento y aspectos personales, planes de vida y carrera, planes de sucesión y desempeño.
  • Confianza: Difícilmente se crea confianza en la organización si no se experimenta un sentido de seguridad en el trabajo. Por ello, este factor integra la cobertura de necesidades básicas como la salud física y mental, seguridad e higiene laboral, apoyo psicológico y apoyo de líderes. Las organizaciones pueden integrar un sinnúmero de estrategias orientadas a salvaguardar la salud y el bienestar, a través de herramientas tecnológicas disponibles para los colaboradores.
  • Compensación: Los aspectos compensatorios son necesarios para todos los seres humanos y la satisfacción de sus necesidades. Sin embargo en este factor no solo se integran aspectos económicos, sino también de salario emocional que, a través de prácticas, actividades e incentivos intangibles, los colaboradores puedan obtener incentivos atractivos y únicos.
  • Comunicación: Trata de aspectos que puedan facilitar e incentivar el networking, la colaboración, cooperación, involucramiento y relacionamiento interpersonal así como los mecanismos que lo hacen posible. La tecnología juega un papel importante para ello, sobre todo en tiempos donde el trabajo remoto y el híbrido representan esquemas altamente utilizados en tiempos post COVID.

Una propuesta que suma el propósito

En Betterfly somos conscientes de los grandes retos que vivimos en la actualidad, por lo cual nos sumamos a los esfuerzos de fortalecer el engagement de miles de colaboradores en el mundo. Empresas a nivel global ya están usando Betterfly para transformar sus culturas, comunidades y el bienestar de sus colaboradores.

Conciliamos la vida laboral y personal a través de recursos tecnológicos que contribuyen a mejorar la calidad de vida, 24/7, independientemente en el lugar donde se encuentre el colaborador. Cultivamos aspectos personales del colaborador a partir del aumento en el autoconocimiento y el awareness en temas de bienestar. Promovemos lazos de confianza brindando a las empresas la plataforma Betterfly, que representa una herramienta viable, accesible y fácil de usar que permite transformar los hábitos de salud de las personas. Sumamos a la estrategia de compensación de las organizaciones aspectos de protección financiera a través de la plataforma teniendo la oportunidad de incorporar iniciativas atractivas y valoradas por las personas como clases, cursos e iniciativas de wellness y nutrición, soporte psicológico y protección financiera para sí mismos y sus familias. Además, contribuimos a fortalecer aspectos de relacionamiento entre los colaboradores, fortaleciendo la cohesión organizacional al generar unión entre las personas para perseguir objetivos en común y contribuir al mejoramiento de la sociedad.

Conoce estos y otros beneficios que Betterfly genera en miles de organizaciones en el mundo. Estamos convencidos de que todos podemos ser generadores de impacto positivo dentro y fuera de las organizaciones, fortaleciendo el engagement, bienestar y círculos virtuosos que mejoren el mundo.

[1] Bridger, E. (2022). Employee engagement: A practical introduction (Vol. 24). Kogan Page Publishers.

[2] Jovanovic, T., Lugonjic, M. (2022). Sustaining Employees’ Engagement and Well-being in the „New Normal“ Times. Journal of Human Resources Management Research, Vol. 2022 (2022)

[3] De-la-Calle-Durán, M. C., & Rodríguez-Sánchez, J. L. (2021). Employee engagement and wellbeing in times of COVID-19: a proposal of the 5Cs model. International Journal of Environmental Research and Public Health18(10), 5470.

¡Comparte esta noticia! Elige tu plataforma.

Published On: September 5th, 2022Categorías: Contenidos Técnicos
baner 1

La era post COVID así como todos los cambios que ya veníamos viviendo desde hace unos años han traído grandes retos a miles de colaboradores alrededor del mundo, lo que ha mermado la calidad de vida y el bienestar de las personas.

La incertidumbre y del miedo por la propia salud y la de los demás, las preocupaciones económicas que surgieron debido a la inestabilidad en los mercados, el estrés resultante de los cambios en los estilos de trabajo y el uso de la tecnología, el balance vida-trabajo, entre otros, han sido factores que todos hemos experimentado en alguna medida, a través de estos últimos años.

Todo ello, invariablemente, genera consecuencias en el bienestar físico, mental y financiero de las personas, lo que, a su vez, trae un impacto en las actitudes de los colaboradores hacia el trabajo, en el arraigo hacia la empresa para la que laboran y en el compromiso hacia su rol y a los objetivos organizacionales.

Hablemos del engagement

Esto de lo que hablamos es el engagement. Aquel estado psicológico que todos tenemos hacia la organización en la que trabajamos y sus valores, lo que nos hace querer colaborar con colegas, contribuir al éxito organizacional y que nos hace ser productivos. Aquello que ofrecemos a la organización y que nos hace querer dar lo mejor de nosotros mismos en nuestro trabajo[1].

Que los colaboradores sientan engagement en el trabajo es un regalo para la organización. Nos hace ser más productivos, tener mejores niveles de satisfacción al cliente, menores tasas de accidentes en el trabajo, reflejándose en mejores resultados de negocio. También es un estado positivo en las personas, ya que nos hace sentir más entusiasmo, felicidad y mayor flow, es decir, que el trabajo podemos disfrutarlo tanto, que el tiempo pasa de una manera rápida, fluida y armoniosa[2].

Y, ¿si no nos sentimos bien?

De acuerdo con un estudio global de 2021, actualmente se viven bajos niveles de engagement en el mundo. Las estimaciones señalan que solo el 21% de los colaboradores viven un estado de engagement y el 19% de los empleados en el mundo no lo experimentan de manera activa. Las consecuencias son significativas para el mundo ya que traen costos de $7.8 trillones de dólares al año en pérdidas de productividad, lo que equivale al 11% del Producto Interno Bruto (PBI) global.

¿Cómo poder sentir engagement con la organización si no nos sentimos bien? Puede ser todo un desafío ya que, si no vivimos en un estado de bienestar, difícilmente podemos crear las bases para ver más allá de nosotros mismos, nuestras necesidades y preocupaciones para poder enfocarnos en vivir otro tipo de estado dentro de la organización.

Las organizaciones, conectores entre bienestar y engagement

Más que entrar en un estado de alarma, estos retos nos abren grandes ventanas de oportunidades para que las organizaciones y sus áreas de Recursos Humanos puedan generar estrategias cada vez más innovadoras y disruptivas que, a partir del bienestar, puedan fomentar en los colaboradores un estado de engagement en beneficio de las personas y las organizaciones.

Una de las propuestas que surgen del ámbito de la investigación es el modelo de las 5 C´s[3] que aborda cinco factores para fortalecer el engagement en tiempos post COVID:

  • Conciliación: Incluye los aspectos del balance de vida-trabajo, los estilos de trabajo que permiten esta integración, así como la diversidad familiar. Las organizaciones en este sentido pueden crear estrategias que permitan a los colaboradores equilibrar su vida personal con la profesional con la ayuda de la tecnología y esquemas de trabajo flexibles.
  • Cultivo: Abarca aspectos como desarrollo profesional y personal, oportunidades de crecimiento y tecnología que permita su aprovechamiento. Este factor puede integrar programas y/o sistemas de capacitación, entrenamiento y desarrollo en temas de talento y aspectos personales, planes de vida y carrera, planes de sucesión y desempeño.
  • Confianza: Difícilmente se crea confianza en la organización si no se experimenta un sentido de seguridad en el trabajo. Por ello, este factor integra la cobertura de necesidades básicas como la salud física y mental, seguridad e higiene laboral, apoyo psicológico y apoyo de líderes. Las organizaciones pueden integrar un sinnúmero de estrategias orientadas a salvaguardar la salud y el bienestar, a través de herramientas tecnológicas disponibles para los colaboradores.
  • Compensación: Los aspectos compensatorios son necesarios para todos los seres humanos y la satisfacción de sus necesidades. Sin embargo en este factor no solo se integran aspectos económicos, sino también de salario emocional que, a través de prácticas, actividades e incentivos intangibles, los colaboradores puedan obtener incentivos atractivos y únicos.
  • Comunicación: Trata de aspectos que puedan facilitar e incentivar el networking, la colaboración, cooperación, involucramiento y relacionamiento interpersonal así como los mecanismos que lo hacen posible. La tecnología juega un papel importante para ello, sobre todo en tiempos donde el trabajo remoto y el híbrido representan esquemas altamente utilizados en tiempos post COVID.

Una propuesta que suma el propósito

En Betterfly somos conscientes de los grandes retos que vivimos en la actualidad, por lo cual nos sumamos a los esfuerzos de fortalecer el engagement de miles de colaboradores en el mundo. Empresas a nivel global ya están usando Betterfly para transformar sus culturas, comunidades y el bienestar de sus colaboradores.

Conciliamos la vida laboral y personal a través de recursos tecnológicos que contribuyen a mejorar la calidad de vida, 24/7, independientemente en el lugar donde se encuentre el colaborador. Cultivamos aspectos personales del colaborador a partir del aumento en el autoconocimiento y el awareness en temas de bienestar. Promovemos lazos de confianza brindando a las empresas la plataforma Betterfly, que representa una herramienta viable, accesible y fácil de usar que permite transformar los hábitos de salud de las personas. Sumamos a la estrategia de compensación de las organizaciones aspectos de protección financiera a través de la plataforma teniendo la oportunidad de incorporar iniciativas atractivas y valoradas por las personas como clases, cursos e iniciativas de wellness y nutrición, soporte psicológico y protección financiera para sí mismos y sus familias. Además, contribuimos a fortalecer aspectos de relacionamiento entre los colaboradores, fortaleciendo la cohesión organizacional al generar unión entre las personas para perseguir objetivos en común y contribuir al mejoramiento de la sociedad.

Conoce estos y otros beneficios que Betterfly genera en miles de organizaciones en el mundo. Estamos convencidos de que todos podemos ser generadores de impacto positivo dentro y fuera de las organizaciones, fortaleciendo el engagement, bienestar y círculos virtuosos que mejoren el mundo.

[1] Bridger, E. (2022). Employee engagement: A practical introduction (Vol. 24). Kogan Page Publishers.

[2] Jovanovic, T., Lugonjic, M. (2022). Sustaining Employees’ Engagement and Well-being in the „New Normal“ Times. Journal of Human Resources Management Research, Vol. 2022 (2022)

[3] De-la-Calle-Durán, M. C., & Rodríguez-Sánchez, J. L. (2021). Employee engagement and wellbeing in times of COVID-19: a proposal of the 5Cs model. International Journal of Environmental Research and Public Health18(10), 5470.

¡Comparte esta noticia! Elige tu plataforma.